Aplomos y Herraje

Aplomos y Generalidades del Herraje

Se puede definir "aplomos", como la dirección que siguen los
miembros del caballo debajo del cuerpo, con relación a determinadas líneas
perpendiculares al plano de apoyo. Desde el punto de vista
funcional el caballo puede tener muchas repercusiones por
defectos de aplomos, sobre aspectos relevantes del caballo,
como por ejemplo su valor, su vida útil y/o su performance.

Todo caballo tiene una determinada conformación corporal,
que varía acorde a la raza, sexo, edad y a la individualidad
misma. Esa conformación corporal nos permite juzgar el
animal y decir es lindo o feo, vale o no vale, sirve o no sirve.
Pero para emitir ese juicio falta otro elemento, el destino
que se le dará al animal. Observando un caballo percherón
de seis años y ochocientos kilos, alguien puede decir: es
lindo, vale y me sirve. Seguramente no será un compositor
de Maroñas ni un raidista. Pero el caballo seleccionado por
uno de ellos, no le servirá al chacarero que necesita al
animal para prender al arado o tirar de pesadas cargas.

Pensando en los deportes humanos, que mal papel
desempeñaria un boxeador peso pluma en un ring de lucha
libre. No por que sea malo o bueno, simplemente por su
conformación corporal. A nivel de los caballos, la
conformación corporal determinará, en gran medida, sus
movimientos, su performance con realción a la actividad, su
vida útil y consecutivamente su valor.

Los aplomos son parte de la conformación corporal del
caballo. La conformación de sus miembros determinará la
manera de moverse de los mismos y fundamentalmente
determinará, en gran medida, sus movimientos, su
performance con relación a la actividad, su vida útil y
consecutivamente su valor.

Los aplomos son parte de la conformación corporal del
caballo. La conformación de sus miembros determinará la
manera de moverse de los mismos y fundamentalmente
determinará la trayectoria del pie, la forma de apoyar,la
distribución de presiones durante el apoyo y
consecutivamente el desgaste y la forma del pie. Estos
hechos hacen indiscutible la incidencia que tiene la
conformación de los miembros sobre la salud del pie. Por
ejmplo un caballo cerrado de adelante durante la estación
soportará más presión en la parte externa de sus casco y
durante la marcha, al momento de apoyar, si los cascos
tienen igual altura en sus costados, apoyara primero la parte
externa del casco. Esto trae como consecuencia que las
presiones del apoyo, que normalmente deben distribuirse en
todo el contorno del casco, actuan sobre una parte,
recargando esa zona y predisponiendola a diferentes
patologías a nivel del casco, del tejuelo, del cartilago alar, de
la superficie articular y de los ligamentos articulares de ese
pie.

Aqui entra otro factor fundamental a tener en cuenta: que el
caballo esté herrado o no. En un caballo descalzo, el aplomo
del miembro determina el aplomo del pie, pero en un
caballo herrado es el aplomo del pie quien determina el
aplomo del miembro. Decíamos anteriormente que la
confromación de los miembros determinan la forma del pie.
Eso ocurrira solamente si el cabllo esta descalzo y el casco
se desgasta con relación a la forma de apoyo y propulsión.
Si el caballo esta herrado, la forma del casco, el aplomo del
pie y la distribución de presiones durante el apoyo,
dependerán del buen criterio del herrero que trabajo ese
casco y la herradura que colocó. Pero no solamente lo
antedicho depende del rebaje del casco y la herradura. El
pie, es como el cimiento de la columna ósea del miembro y
segun se disponga su plano de apoyo, se puede modificar
parcialmente la dirección de esa columna.

Esto quiere decir que es fundamental la conformacion, el
aplomo y el equilibrio del pie, para que el caballo cumpla
con eficacia su función. También estos hechos son el
fundamento de aquel viejo dicho de el gran profesor y amigo Teddy Pereyra: "Sin pie no hay caballo".


Dr. Andrés Rusiñol
Médico Veterinario


Contacto: Lucía Lucas Almeida - Móvil: (+598) 98 184 543 - caballosyafines@gmail.com