Doma Racional

Doma racional; una alternativa sin violencia

Lejos de los violentos corcoveos tradicionales, existe un método basado en la no-agresión física del caballo y en la interpretación de su lenguaje

Imagen de rebeldía y libertad, los potros salvajes son, desde el comienzo de los tiempos, un enigma para la mayoría de los hombres que intentan dominarlos para convertirlos en aliados.

Probablemente el neófito que intenta acercarse con la mejor de las intenciones a un caballo salvaje, termine rodeado de la estela polvorienta que el animal ha dejado en su huida. Ellos se marchan si se sienten amenazados y esa es su mejor defensa. ¿Cómo iniciar un primer encuentro pacífico y sin un sometimiento violento del animal?

Este es el desafío de quienes practican la doma racional o natural, un método que cuenta cada día con más adeptos, incluso en Uruguay, donde muchos criadores han encontrado en este tipo de adiestramiento la mejor manera de comunicarse con los caballos, cambiando el encare, el caballo nunca hablará nuestro lenguaje, pero si nosotros, seres de razocinio podemos y debemos interpretar su lenguaje y utilizar esa ventaja en nuestro favor.

El sistema se basa en el conocimiento del comportamiento, psicología y lenguaje de los caballos, pilares fundamentales a la hora de construir una comunicación positiva con ellos. Estos animales son curiosos por naturaleza y esa es su principal ventaja a la hora de aprender. Les gusta explorar y descubrir, dos cualidades esenciales para que pierdan rápidamente los miedos a ruidos o situaciones extrañas.

El caballo al igual que los perros por ejemplo, genéticamente está acostumbrado a vivir en manadas, por lo cual necesita un líder natural. Si comprende que el adiestrador es su líder, que lo respeta, entonces tendrá una reacción dócil y obediente, se sentirá seguro, confiado y asimilará el aprendizaje que reciba, hecho que nos carga de responsabilidad dado que es un arma de doble filo. Por su lado el adiestrador deberá conocer las reglas de comunicación, emitir órdenes claras y precisas durante todo el proceso de la doma evitando crear confusiones en el animal, cada orden deberá seguirse de una respuesta única y constante.No podemos buscar con la misma orden respuestas diferentes según la circunstancia, de ahí el más común de los errores en lo que a la doma se refiere (asimismo lo hacemos en forma cotidiana con los perros, hoy los dejamos hacer algo, y mañana lo retamos por hacer lo mismo).



Aguardamos vuestros comentarios, sugerencias y aportes en 
caballosyafines@gmail.com
Contacto: Lucía Lucas Almeida - Móvil: (+598) 98 184 543 - caballosyafines@gmail.com