El Barehoof (casco descalzo)

El concepto de Barehoof es mucho más que simplemente quitar las herraduras del caballo. Para mantener un casco sano y fuerte es importante que el caballo tenga una vida acorde con su naturaleza, buscando armonía entre el entorno y la alimentación para un desarrollo correcto y funcional.

 

Fig. 1. Casco de caballo de campo luego del recorte natural.

 

Aquí en nuestro país las condiciones son óptimas para el desarrollo de un casco sano y bien formado.

Nuestros campos ofrecen una dieta equilibrada basada en pasturas, con la libertad de moverse sobre terrenos variados, dando lugar a unas condiciones perfectas para poder ver los cascos bien formados y capaces de trabajar correctamente. Parte de la forma de vida del caballo lo que se traduce la calidad de su casco, dejando impresiones de cada evento patológico o de penuria alimenticia por la que atraviesa, elementos que los profesionales tomamos para indagar sobre sus salud en el pasado.

 

Fig. 2. Caballo de campo con sobre crecimiento, antes y después del recorte natural.

 

En virtud del mal manejo que se le practica a los caballos sobre todo aquellos que viven en pensionados o caballos deportivos de studes o clubes hípicos surge como necesidad primordial el herrado. A raíz de la implementación a mansalva de herraduras a todos los caballos de los clubes hípicos, pensionados o studes sin el estudio pormenorizado de cada caso, y dejando muchas veces la delicada tarea en manos de “colocadores de herraduras” pero no de herradores profesionales, formados, surgen cada vez más patologías evitables con simple manejo y responsabilidad única del propietario o encargado de los animales que permite o implemente ese manejo.

Es así que es común ver caballos con períodos de recorte y herrado excesivo, problemas derivados de un recorte incorrecto e incluso graves problemas como lo es la atrofia de la ranilla que lleva a desmitis (inflamación de los tendones), sinovitis (inflamación de las estructuras sinoviales sean vainas o bolsas) hasta procesos de artritis. Es que en nuestro afán de “mejorarle la calidad de vida” al caballo, nos olvidamos que está diseñado para determinada función y que en caso que queramos llevarlo a otro terreno debemos darle un período de adaptación.

 

Estructura y funciones básicas de un casco natural (Barehoof): trabaja como una bomba, colaborando con el corazón, bombeando unos 4 litros de sangre con cada 20 pasos -  al pisar, el casco flexiona y abre, dejando entrar sangre, y al levantar el casco del suelo, expulsa la sangre manteniendo un movimiento sanguíneo constante. En un casco herrado, esta función se ve reducida aproximadamente un 75%. La ranilla trabaja como un amortiguador cada vez que toca el suelo. Absorbe impactos protegiendo las articulaciones, tendones y ligamentos.

Al colocar herradura, impedimos este contacto con el suelo y el casco se queda prácticamente sin amortiguación.

 

Fig. 3. Termografía de un pie equino Antes y Después del desherrado, nótese el aumento de la temperatura debido al aumento en la circulación sanguínea del pie.

 

En su evolución el caballo ha diseñado un casco perfecto para poder hacer su trabajo sin necesidad de herraje. Como podemos ver en muchísimos casos, en el intento de proteger el casco lo que realmente conseguimos es limitar sus funciones sacrificando el bien estar de nuestro caballo. 

 

El herraje puede ser perjudicial a varios niveles

Antes de ahondar o puntualizar los diferentes motivos por los cuales considero el herraje de todo caballo “al barrer” como perjudicial, debo detenerme en un punto donde comienzan muchos de los problemas podales de los caballos: el herrador. Muchos herradores (o herreros, considero mal llamados) no tienen formación profesional sobre el tema y simplemente desarrollan su tarea a demanda de usuarios también desinformados sobre la importancia de la elección de un herrador o podólogo de fuste.

Muchos propietarios eligen al herrador por su tarifa: ERROR! Otros lo hacen según cómo queda estéticamente el herrado: ERROR! Aquí entonces es momento de dar un mensaje a los usuarios inexpertos, y también a los más experimentados: en sus manos, en cada decisión que toman está en juego la salud de sus caballos, infórmense, consulten al profesional, todo lo invertido en prevención es dinero ahorrado, más que ahorrado ganado!

 

Fig. 4. Herraje defectuoso (mal herrado y mal desvasado), nótese el disbalance latero-lateral y el crecimeinto excesivo el casco.

 

Por qué el herraje puede resultar perjudicial?

- Los clavos para sujetar la herradura debilitan la estructura y en muchas ocasiones provocan una separación de las láminas. También causan dolor y con el paso del tiempo,  insensibilidad en el casco.

- Rompe la estructura del casco y obviamente abre paso para las bacterias y a posibles infecciones.

- Simplemente el peso de la herradura – aproximadamente 650g en cada casco – afecta el movimiento del caballo limitando la flexión en cada paso y provocando daños a los ligamentos y tendones.

- Las vibraciones generado con cada tranco (unos 700Mhz) afectan tendones, músculos y articulaciones constantemente y puede dar lugar a lesiones problemáticas. Básicamente, en el momento en que herramos nuestro caballo limitamos dramáticamente la funcionalidad de su casco. También merece contemplar el peligro para otros caballos, jinetes y el personal responsable para el cuidado de los caballos – no es lo mismo recibir una patada, será mal intencionada o bien una alegría mal calculada, de un caballo descalzo que uno que lleva herraduras!

 

El proceso de transición

En ocasiones la transición requiere paciencia y tiempo: hay caballos que muestran sensibilidad al pisar cuando empezamos con la transición hasta que el casco vuelve a generarse y empieza a funcionar correctamente. Necesita tiempo para readaptarse y crecer fuerte, pero flexible,  y capaz de pasar cualquier terreno sin problemas. Pero una vez que llegamos a tener nuestro caballo descalzo, no solo le estamos aportamos comodidad, vemos y sentimos durante el trabajo, movimientos mejorados, mejor tracción y seguridad sobre terrenos irregulares. 

El darle la oportunidad al profesional, apostar al cambio, mantener la paciencia y ser firmes en la decisión tomada, recuerden que es un cambio que requiere tiempo, adaptación al nuevo medio y que el crecimiento del casco es y será aproximadamente de 1 cm por mes, con lo que el cambio completo puede llevar un año entero.

Para caballos en descanso, bien sea por lesión, jubilación o durante épocas de cría o en caso de los potros, no cabe duda que la opción de estar descalzo es beneficioso para todos, pero también vemos que cada vez hay más jinetes con sus caballos descalzos en las variadas disciplinas ecuestres (rienda, adiestramiento, salto, enduro o simplemente para ocio) que han comprobado los beneficios de llevar el caballo sin herraje.

El terreno donde vive influye enormemente en la fuerza y función del casco. Ofreciéndoles el máximo acceso a terrenos variados ayudará con la transición y el mantenimiento de sus cascos. Un caballo descalzo va a poder, una vez completado el periodo de transición (en caso de un caballo que ha estado herrado mucho tiempo), trabajar cómodamente en terrenos semejante al terreno donde vive. Es importante recordarles que el recorte debería realizarse cada 4 / 6 semanas por un profesional especializado en barehoof (importantísimo también durante la transición).

 

El Barehoof no pretende hacer de los herradores sus enemigos sino todo lo contrario, ellos serán quienes indiquen cuales caballos necesariamente deben ser herrados y cuales pueden mantenerse descalzos con un mantenimiento adecuado mediante el “recorte natural”. De hecho a nivel mundial los máximos exponentes del barehoof hoy día son herradores profesionales de fuste.

Barehoof y herrado a mi juicio no son excluyentes, en muchas ocasiones, durante ese período de transición que mencioné, en el que el caballo aún no está 100% adaptado a sus “nuevos pies” hemos recomendado el herrado temporal durante un enduro, marcha o competencia “x”, con la indicación del desherrado inmediato al finalizar la misma de forma de continuar el proceso de transición e incluso mejorar la recuperación de la exigencia mediante una buena irrigación del pie.

El Barehoof entonces se presenta como una alternativa, una nueva salida, la posibilidad de optar por otro esquema de cuidado.

 

Dr. Andrés Rusiñol

Médico Veterinario



Contacto: Lucía Lucas Almeida - Móvil: (+598) 98 184 543 - caballosyafines@gmail.com